notiradar
Esta es la mejor ciudad para vacacionar en México según los World Travel Awards
Fuente: Sopitas.com Fecha: 2018-10-20 18:37:41

Los World Travel Awards han dado a conocer cuál es la mejor ciudad para vacacionar en México y no, no es ni GUADALAJARA ni Monterrey, se trata de nada más y nada menos que de Tijuana, quien por segundo año consecutivo se ha llevado esta distinción, otorgada por expertos en hospitalidad que incluyen al Consejo [] La entrada Esta es la mejor ciudad para vacacionar en México según los World Travel Awards se publicó primero en Sopitas.com.

Paco Palencia manda mensaje contundente a Chivas
Fuente: Esto Fecha: 2018-10-20 17:49:48

La visita de GUADALAJARA a Lobos BUAP tiene despierta a la manada poblana.

Devasta Gobierno de GDL hábitat de loros en extinción: activistas
Fuente: Monitor Expresso Fecha: 2018-10-20 17:35:59

GUADALAJARA, Jalisco.-Vecinos y activistas del  Colectivo Unido por Jardines de la Paz y Colonias Aledañas  denunciaron que el Gobierno Municipal  de GUADALAJARA realizó una tala de árboles en el Parque Vicente Guerrero, en GUADALAJARA, donde habitan loros corona lila (Amazona finsch), especie endémica de México y en peligro de extinción. Los hechos en donde 14 ... La entrada Devasta Gobierno de GDL hábitat de loros en extinción: activistas aparece primero en MonitorExpresso.com.

Policía de GUADALAJARA será la que vigile las colonias cercanas al CUCEI
Fuente: Quadratin Jalisco Fecha: 2018-10-20 16:52:15

La comisaría se comprometió a brindar capacitación en materia de prevención a los brigadistas universitarios que realizan labores de concientización La entrada Policía de GUADALAJARA será la que vigile las colonias cercanas al CUCEI aparece primero en Quadratin Jalisco.

Realizan en Jalisco jornadas de detección de enfermedad mamaria
Fuente: 20 minutos Fecha: 2018-10-20 16:36:15

Notimex El Hospital Civil de GUADALAJARA y el Instituto Jalisciense de Cancerología dieron arranque oficial a las Jornadas Asistenciales Gratuitas de Detección Oportuna de Enfermedad Mamaria, como parte de...El Hospital Civil de GUADALAJARA y el Instituto Jalisciense de Cancerología dieron arranque oficial a las Jornadas Asistenciales Gratuitas de Detección Oportuna de Enfermedad Mamaria, como parte de la Campaña Interinstitucional de Lucha contra el Cáncer de Mama.La atención se brinda, de manera gratuita, de las 08:00 hasta las 14:00 horas en las áreas de consulta externa de las unidades hospitalarias “Fray Antonio Alcalde” y “Dr. Juan I. Menchaca”, así como del Instituto de Cancerología.Se invita a las mujeres mayores de 40 años y a aquellas de menor edad, pero con factores de riesgo o antecedentes de cáncer de mama en su familia, a acudir a los Hospitales Civiles de GUADALAJARA o al Instituto Jalisciense de Cancerología para su revisión en las Jornadas de Detección Oportuna de Enfermedad Mamaria.Dentro de las jornadas asistenciales se ofrece atención a mujeres con factores de riesgo por cáncer de mama, revisión mamaria y estudios por indicación médica a mujeres (mamografía y/o eco mamario).Durante las jornadas que se realizaron entre 2013 y 2017, han sido atendidas cinco mil 191 mujeres, se han realizado mil 700 mamografías y mil 350 ultrasonidos. Con estas intervenciones se han detectado seis casos, en promedio. En esta edición se espera atender entre 500 y 600 pacientes.En el arranque del evento, el doctor Héctor Raúl Pérez Gómez, director general del Hospital Civil de GUADALAJARA, dijo que en la institución cuenta con personal altamente calificado para atender esta enfermedad.Entre ellos, oncólogos, oncocirujanos, ginecólogos, especialistas en enfermedad de la mama, radioterapeutas y quimioterapeutas que brindan la mejor atención a pacientes de esta naturaleza.“Contamos con un equipo muy sólido de psicólogos que les brindan soporte emocional y de psicoeducación. Algunos de ellos incluso trabajan con nosotros de forma voluntaria”, agregó Pérez Gómez.La maestra Esther Cisneros Quirarte, presidenta de la Fundación Voluntarias contra el Cáncer y representante del Voluntariado del Hospital Civil de GUADALAJARA, aprovechó la ocasión para recordar a las mujeres la importancia de la detección oportuna.“Lo más importante es cuidar de su salud, conocer su cuerpo. La responsabilidad de salud y su cuidado comienza en ustedes mismas. Necesitan cuidar de su cuerpo, conocerlo, hacer la autoexploración y cualquier anomalía inmediatamente consultarla a su médico”, dijo.El cáncer de mama tiene un porcentaje de 82 por ciento de curación si se diagnostica en estadío 1, mientas que si se detecta en estadío 4 las probabilidades de curación descienden hasta un 22 por ciento. Por ello la importancia de la detección oportuna.

Reconocen a promotor de "Pueblos Mágicos"
Fuente: El Siglo de Durango Fecha: 2018-10-20 16:21:44

En su recta final, el Gobierno federal entregó el reconocimiento de "Promotor de los Pueblos Mágicos" al doctor Leonel Rodríguez, quien en los últimos 15 años se ha dedicado a recorrer estos lugares llenos de historia y tradición, que distinguen a nuestro país. Esta distinción llena de orgullo al también corredor y colaborador de El Siglo de Torreón, debido a que fue él quien gestionó el reconocimiento a lo largo del sexenio, ante la secretaría de Turismo con Enrique De la Madrid, al frente. "Cuando yo comencé a conocer los 83 pueblos mágicos, comencé a pedir que me reconocieran, de 83 se va a 111 los terminé en Oaxaca, insistí en todas las reuniones de Pueblos Mágicos: GUADALAJARA, Puebla, Querétaro, en Monterrey, les di el sobre con toda la información al licenciado Enrique de la Madrid, hasta que lo logré". Cuenta que cuando recibió la llamada en la que le notificaban sobre el reconocimiento que por tantos años buscó: "Sentí algo extraordinario, era tras lo que andaba buscando, creo que si estamos haciendo algo, hay que darlo a conocer, por ahí leí un artículo que dice "basta de modestias" y si yo no doy a conocer lo que estoy haciendo, pues ¿quién lo va a hacer ". Este resultado no es la conclusión de sus recorridos, sino el principio de nuevos proyectos, pues unos jóvenes regiomontanos lo contactaron para realizar un documental, sobre Los Pueblos Mágicos, además de que el doctor continuará con su conferencia "Pueblos mágicos, pueblos que enamoran" que lo han llevado a escenarios de diferentes estados de la república. La distinción la recibió durante la reunión de Pueblos Mágicos, celebrada en Morelia, Michoacán la semana pasada, junto con nueve personas más, sin embargo, fue el único que había recorrido los hasta ese entonces, 111 Pueblos Mágicos, y seis de los 10 nuevos que se nombraron en esas fechas, quedando entre sus pendientes del año, visitar estos cuatro lugares restantes. Historia Labor destacable.=> El doctor Leonel Rodríguez, tiene 76 años de edad.=> Los últimos 15 años los ha dedicado a recorrer los Pueblos Mágicos de México.=> De los 121 pueblos mágicos ha recorrido 117.=> Fue nombrado Promotor de los Pueblos Mágicos.=> Tiene una conferencia dedicada a promover estos municipios. Más información en El Siglo de Durango

Ve el mensaje que Diego Luna le dirige a EPN sobre la caravana migrante
Fuente: Frontera.info Fecha: 2018-10-20 15:04:40

El actor Diego Luna compartió un mensaje en Twitter en el que expresó su sentir sobre lo ocurrido con la Caravana Migrante, y dirigió unas palabras al presidente Enrique Peña Nieto."Su gobierno no me representa sr @EPN . Un país que ha orillado a tantos mexicanos a buscar suerte al norte de nuestra frontera, no puede dar la espalda a los que hoy buscan una vida mejor lejos de la pobreza y la violencia.¡Que vergüenza! #CaravanaMigrante", se lee en el tuit, el cual ha dividido opiniones de los cibernautas.Su gobierno no me representa sr @EPN . Un país que ha orillado a tantos mexicanos a buscar suerte al norte de nuestra frontera, no puede dar la espalda a los que hoy buscan una vida mejor lejos de la pobreza y la violencia. ¡Que vergüenza! #CaravanaMigrante https://t.co/5pJlgq4UoT diego luna (@diegoluna_) 19 de octubre de 2018Ayer viernes, hubo pedradas, golpes, gritos y llantos. Ninguna valla, ningún río detendría a la marea humana de migrantes, en su mayoría hondureños, decididos a cruzar de Guatemala a México para llegar a Estados Unidos. Te puede interesar: Interpretará Diego Luna a líder del cártel de GUADALAJARA en "Narcos"Unas 5 mil personas, de acuerdo con versiones de la policía mexicana, llenaron medio kilómetro del Puente Internacional "Rodolfo Robles", sobre el río Suchiate, que une a México y Guatemala.Un primer grupo de unos 300 intentó cruzar. Retrocedió. Luego, una avanzada derribó el cerco de seguridad que estaba del lado guatemalteco. La gente corrió. El objetivo, pisar Ciudad Hidalgo, del lado mexicano.

La ópera de México
Fuente: El Siglo de Durango Fecha: 2018-10-20 14:21:06

Durante el virreinato, una nueva corriente artística que involucraba música y teatro desembarcó en el Nuevo Mundo. La ópera conquistó oídos novohispanos y se adhirió a sus sociedades. Consumada la Independencia, México desarrolló un gusto singular: primero adoptó a las obras de los grandes compositores europeos; luego, los mexicanos comenzarían a pensar en una ópera propia, que se forjara dentro de una identidad nacional. La historia ha registrado varias etapas de este género y en la actualidad existe una preocupación por rescatar y restaurar las obras de los maestros nacionales. En helenos tiempos las representaciones teatrales daban cierta participación a la música. Musicólogos como el alemán Friedrich Herzfeld dan a los griegos el trato de pioneros que instalaron la base de la cual surgieron los diversos géneros teatrales y musicales que han participado del devenir de la humanidad. Herzfeld indica que en las últimas palpitaciones del siglo XIV, los profesionales del arte de Euterpe eran conscientes de que el drama griego ya había asociado parlamentos y notas musicales. Lo que ignoraban eran la manera en que sonaba esta antigua sociedad. Con el Renacimiento tocando a las puertas de las catedrales del arte, se hizo imperativo rescatar la estética griega y a los compositores no les quedó más remedio que elaborar dramas con el esquema heredado del Mediterráneo, pero incorporando la música que se realizaba por esos días. Los primeros intentos están datados alrededor de 1589. En 1600, Jacopo Peri obsequió al mundo la obra Euridice, primera página que se conserva de un híbrido bautizado como dramma in musica y que, según las letras del catalán Manuel Valls i Gorina, fue renombrada años después como ópera in musica y, finalmente, se simplificó en ópera (voz latina que significa “obra”). La musicóloga mexicana Áurea Maya la define como “una obra dramática que tiene una serie de personajes. Siempre hay un momento climático en el que las situaciones juegan un papel importante para luego ir al desenlace. Toda es cantada.” Las tierras que dieron impulso a esta forma de cautivar a los sentidos de la vista y el oído fueron las pequeñas repúblicas que desde hace tiempo conocemos como Italia. Se destacaron tres capitales artísticas: Florencia, Roma y Venecia. Genios como el compositor Claudio Monteverdi perfeccionaron e hicieron de la ópera un género imperecedero. La armonía del italiano se enlazó con la explosión artística renacentista y la corriente musical resultante cruzó las fronteras con fuerza; llegó a Alemania y a Francia, naciones que formaron sus propias escuelas y que comenzaron a cantar el género con sus propias lenguas. Inglaterra, Rusia y España (donde surgió la zarzuela) trataron de seguir el paso. Orfeo y Eurídice, por Frederic Cameron Leighton. Foto: Alamy Los coterráneos de Miguel de Cervantes trajeron la ópera de este lado del Atlántico. En la Nueva España, perla del Imperio español, la política ibérica determinó el tipo de piezas que debían producirse y escucharse en las salas de los edificios virreinales. “La ópera es uno de los primeros movimientos globales. Las noticias que llegan de los periódicos europeos a América van a ser muy importantes, porque van a constituirse como un ejemplo a seguir”, explica Áurea Maya. Los primeros músicos europeos que llegaron al virreinato se destacaron por sus buenas relaciones con la Iglesia. El sector eclesiástico aportó una importante cantidad de maestros musicales y las catedrales sirvieron como centros formativos donde se impartían lecciones de ópera. Casi dos siglos después del encuentro de dos mundos, Manuel de Sumaya se convirtió en el primer criollo en componer una ópera en suelo novohispano. Su obra, La Parténope (1711), representa el inicio de una historia llena de sonido. PROTAGONISTAPRODUCTO NACIONAL En 1821 se consumó la Independencia de México y la nueva nación se sumergió en tiempos en extremo volátiles. Para comprender el rostro de la ópera en territorio nacional es imprescindible analizar el entorno y sus acontecimientos sociales, algo que aconseja el filósofo francés Hippolyte Taine en su obra Filosofía del arte: “Para comprender una obra de arte, un artista, un grupo de artistas, hay que representarse con exactitud al estado general del espíritu y de las costumbres del tiempo al que pertenecen”. Bajo esa luz, y con el sentimiento antiespañol a flor de piel, los caudillos del nuevo arte mexicano rechazaron manifestaciones como la zarzuela; adoptaron la ópera e hicieron de ella un engranaje valioso de la recién puesta en marcha maquinaria social del país: “Se prefirió representar la ópera italiana, que además tenía una gran influencia en todo el mundo. Nadie quería escuchar zarzuela, todos querían escuchar las óperas de Rossini”, explica Maya. Monumento a la zarzuela Pan y Toros estrenada en 1864 en el Teatro de la Zarzuela en Madrid, España. Foto: Luis García En la esfera legal, las leyes antihispanas de 1829 decretaban la expulsión de los españoles. En la práctica, se hicieron excepciones, de estas resultaron beneficiados algunos actores y cantantes ibéricos que estaban relacionados con la escena operística. Entre 1821 y 1831 se montaron dramas musicales de origen italiano, principalmente los de Gioachino Rossini (1792–1868). La presentación de estos espectáculos se disparó, con el Teatro Nacional como principal escenario. En la sociedad musical surgió un debate sobre si debían representarse en italiano o en español. En un artículo de Verónica Zárate Toscano y Serge Gruzinski, incluido en Historia mexicana volumen LVIII, durante el siglo XIX había en territorio mexicano 86 compañías de ópera (la mayoría europeas) activas y en su repertorio figuraban los trabajos de Guiseppe Verdi, Gioachino Rossini, Vincenzo Bellini y Gaetano Donizetti. El México del siglo antepasado, reslatan Zárate y Gruzinski, se veía cercano a Europa, pero no en el sentido de que fuera una especie de espejo cultural, sino como una realidad a imitar. El teatro se convirtió en el templo del arte mexicano. Sus feligreses (en un principio formados sólo por la clase alta de la sociedad) acudían a deleitarse con el divino canto de la ópera. Áurea Maya considera que, en este periodo, el género se erigió como un instrumento capaz de demostrar el grado de civilización que existía en un territorio independiente. Cabe señalar que producir una ópera en el México decimonónico no era barato. Por más que las funciones tuvieran llenos totales, los fondos recaudados resultaban insuficientes para solventar el montaje. Las compañías se dieron cuenta de que necesitaban capital extra. Este dinero fue provisto por los gobiernos en turno. Con la ayuda del erario, lograron mantenerse activas. La situación fue aprovechada por los políticos para legitimar su poder a través de los dramas musicales. Son famosas las anécdotas, las hay con Santa Anna y con Benito Juárez, relacionadas con representaciones operísticas. Por ejemplo, su Alteza Serenísima se sirvió de ella para mostrar la fastuosidad de su gobierno. En 1854, le dedicaron la ópera Belisario de Donizetti y en la gala se incluyó la comparecencia de un caballo en el escenario. Ópera Belisario, basada en la vida del famoso general Belisario del imperio bizantino del siglo VI. (2010). Foto: Teatro Avenida/Liliana Morsia La élite no era el único público que apreciaba la ópera. La investigadora recalca que durante los diferentes episodios bélicos e inestabilidades políticas que se sucedieron en el México decimonónico (la invasión por parte de Estados Unidos, la intervención francesa o la Guerra de Reforma) las actividades teatrales no se detuvieron, pero la clase alta se alejó. “En el caso de la invasión estadounidense siguió funcionando el teatro, pero ahora asistían los soldados yanquis acompañados de las mujeres del pueblo. En esos momentos tan difíciles para el país, la élite no asistía al teatro. En ese lapso cambiaron los roles, de ahí que la influencia de la ópera sea tan importante en todos los estratos sociales”, comenta. También durante la Intervención francesa, con Maximiliano de Habsburgo al frente del Segundo Imperio, esta expresión sonoro-escénica recibió bastante apoyo. El género, indica el historiador Luis Castillo en su artículo Los mexicanos autores de ópera, tuvo un florecimiento sin parangón. Como sus antecesores, Porfirio Díaz becó y apoyo a diversos compositores mexicanos para que presentaran sus obras o realizaran estudios en el extranjero. No en balde fue conocido como “el protector del arte en México”. En síntesis, se desarrolló una cultura operística, una que vino aparejada de las primeras generaciones de compositores mexicanos. PROTAGONISTADECIMONÓNICOS En el siglo XIX, funciones de ópera italiana tuvieron mucho éxito en México, y creadores nacionales entregaron sus partituras al drama operístico. Componer ópera no es una tarea sencilla. Además del conocimiento técnico de los instrumentos, el compositor debe tener en cuenta las texturas de las voces y lograr que su amalgama sonora encaje perfectamente con las líneas del libreto. No sólo eso, su música debe dar vida al entorno visual, por ejemplo, al escenario y al vestuario. Todo esto influye en que el público disfrute de una experiencia única. Los compositores mexicanos lograron reunir estos requisitos pero, las compañías de ópera no apostaban por sus proyectos. Teatro Nacional. Foto: MXCity Luis Castillo ubica la partitura más longeva de este género escrita por un mexicano en 1823. La obra se llama Adela o la constancia de las viudas y su autor es José María Moreno. Cabe mencionar que no hay evidencia documental de que la obra se haya montado. En las primeras décadas de la nueva nación se destaca el nombre de Mariano Elízaga (fundador de la Academia Filarmónica). Luego, hay un periodo de sequía musical producida localmente, la falta de evidencia es consistente, lo que sí continuó fue la importación de puestas en escena. A mediados del siglo XIX el músico Joaquín Beristaín fundó, en alianza con el padre Agustín Caballero, una academia de música. Los alumnos de la institución cantaban óperas en italiano y la escuela pudo montar una buena cantidad de conciertos entre 1839 y 1840. En 1842, Manuel Covarrubias obtuvo algo de fama con Reynaldo y Elina o la sacerdotisa peruana, obra que obtuvo buenas críticas pese a que Covarrubias siempre se consideró a sí mismo un músico aficionado. La historia oficial otorga a Luis Baca el honor de ser el primer maestro mexicano en intentar presentar su propia ópera una vez consumada la Independencia. En 1848, el duranguense escribió una obra en dos actos titulada Leonor, cuyo libreto pertenecía al italiano Carlo Bozzetti. Después compuso Juana de Castilla, con las mismas características estructurales de su antecesora. Lamentablemente, ni una ni otra pudieron estrenarse ni en México ni en Europa. Su deseo era llevarlas a Italia, pero la muerte, que le llegó en 1855, lo impidió. Quien sí consiguió que sus obras cobraran vida fue Cenobio Paniagua. El michoacano estrenó en septiembre de 1859, tras un periodo de composición que abarcó 14 años, en el desaparecido Teatro Nacional, Catalina de Guisa, cantada en italiano. La función fue dedicada al presidente interino Miguel Miramón. Paniagua fue el primer compositor nacional en consagrarse en los escenarios operísticos. Los desdenes que las compañías hacían a los compositores nacionales lo enfocaron a dar forma a la primera compañía mexicana de ópera. Romeo y Julieta (1884) de Frank Bernard Dicksee. Foto: allposter En 1868, llevó a escena una segunda ópera: Pietro D’ Abano, esto en el marco del primer aniversario del triunfo de las tropas mexicanas sobre el ejército francés en Puebla. Sin embargo, no tuvo la misma fortuna que en su debut. La critica apuntó a su deficiente libreto y su evidente carga política en tiempos en que imperialistas y republicanos reñían por todo. El maestro se mudó a Córdoba, Veracruz, y allí compuso El paria, que no fue representada. En la musicología nacional hay consenso al ubicar a Paniagua como el punto de partida de la generación de compositores mexicanos que vieron la luz en el siglo XIX. Su influencia despertó en sus alumnos un ímpetu por crear obras originales. Melesio Morales fue uno de los pupilos de Paniagua. Hablamos de un virtuoso que a los nueve años de edad comenzó a recibir cátedra de Agustín Caballero, también maestro del michoacano. En 1856, el músico capitalino compuso su primera ópera llamada Romeo y Julieta. Sin embargo, Morales se topó con varias dificultades para llevarla a escena y no se estrenó sino hasta enero de 1863. En julio de ese mismo año, Octaviano Valle presentó su Clotilde de Cosenza, la cual no tuvo éxito debido a factores políticos y sociales producto de la inestabilidad de la nación. De vuelta con Morales, éste no arrojó el arpa. En diciembre de 1865 estrenó Ildegonda en el renombrado Teatro Imperial, con la voz de Angela Peralta y bajo la protección de un Maximiliano de Habsburgo que, como buen político, se ofreció a cubrir el déficit resultante de las entradas. Los diarios de la época narran que Ildegonda obtuvo enorme éxito en México. Morales decidió partir al Viejo Continente para ampliar sus conocimientos y perfeccionar sus técnicas de composición. En cuatro años de aventura europea, Morales compuso Carlo Magno y Gino Corsini. En 1868 presentó su Ildegonda en el Teatro Pagliano de Florencia. En 1869 volvió a la patria donde fue recibido como un triunfador y se ofrecieron fiestas en su honor. Presto a aprovechar su ventajosa posición, Morales se movilizó para estrenar las dos óperas que hizo en Europa. Presentó sus creaciones en 1877, en el Teatro Nacional. Por estos días, ya era de dominio público su buena relación con los políticos liberales, contaba con el apoyo de Benito Juárez. Su última obra montada fue Cleopatra, cuya primera función se registró en 1891. Participaron el tenor polaco Giacomo Rawner y el barítono italiano Mario Sammarco. Después de ello, Morales se entregó a la docencia y no se conoció ninguna otra obra suya hasta después de su muerte, cuando salieron a la luz dos creaciones inéditas: La tempestad y El judío errante. Al tiempo que Melesio Morales llegaba a la cúspide de la música nacional, Miguel Meneses seguía el legado de Paniagua y estrenó en 1864 su ópera Agorante, rey de la Nubia en honor de Maximiliano de Habsburgo. En 1866 se mudó a GUADALAJARA y allí se interpretó en el Teatro Degollado su Himno a Benito Juárez. Tres años después llevó a los escenarios Atala, la reina de las hadas, una tragedia en tres actos. También existe una ópera inconclusa que data de 1878, la cual se titula El hada del lago y la mujer del bosque. Meneses fue otro compositor mexicano que viajó a Europa. Allá escribió y puso en escena Luisa de la Vallière y Judith. Su talento, esencialmente melodista, recibió loas en Italia y en Rusia. Después se dirigió a la India, tierra mística en la que falleció en 1892. Paniagua, Morales y Meneses fueron las cabezas visibles del movimiento operístico, pero hubo más compositores que también son dignos de mencionar. Los esfuerzos realizados por Ramón Vega en 1863, 1864 y 1866 para financiar y presentar sus óperas Adelaida y Comingio, La reina de León y El grito de Dolores, respectivamente, no fructificaron y no consiguió estrenar ninguna. El libreto de esta última es considerado pionero de los argumentos basados en una ideología de identidad nacional. En la última década del siglo XIX se registró una intensa actividad festiva y musical gracias al Porfiriato. En dicha etapa se estrenaron las óperas Colón en Santo Domingo (1892) de Julio M. Morales (hijo de Melesio Morales), Keofar (1893) de Felipe G. Villanueva, y Atzimba (1900) de Ricardo Castro. Éste último dejó sin estrenar Don Juan de Austria, escrita en 1893. Cleopatra (1966). Foto: Metropolitan Opera Archives/Louis Melancon De esa época se destaca el caso de Yucatán. Allí se instaló una escuela importante durante el Porfiriato de la mano de una bonanza económica. Esto favoreció la aparición de un público musicalmente diletante. En ese contexto, Domingo María Ricalde Moguel compuso las óperas Lucia di Lammermoor (1894) y La cabeza de Uconor (1898). PROTAGONISTANUEVA ÓPERA La historia de la ópera mexicana, considera Áurea Maya, se compone de ciclos, de lapsos temporales donde la actividad sonoro-dramática aumenta y disminuye su intensidad. Si se comparan los picos alcanzados por el género durante el XIX con la actividad de la centuria siguiente, el registro de esta última es mucho menor. La figura de Ricardo Castro siguió brillando durante los últimos años del Porfiriato. Su influencia fue tal que motivó a Gustavo E. Campa a escribir y estrenar en el Teatro Principal la ópera El rey poeta, en 1901, durante las celebraciones de la Segunda Conferencia Panamericana. El libreto se basó en la vida del monarca prehispánico Nezahualcóyotl. Para perfeccionar sus conocimientos musicales, en 1903 Castro viajó a París. En 1906 se concentró en componer la ópera La leyenda de Roudel. Al concluirla regresó a México y trabajó para que fuera estrenada en el Teatro Abreu, en noviembre de ese mismo año. Otro compositor consentido del porfirismo fue Julián Carrillo. Con motivo del centenario de la Independencia compuso Matilde o México en 1810, que se caracteriza porque en su andamiaje mezcla sonoridades del Himno Nacional Mexicano y de La Marsellesa. Su presentación en sociedad fue postergada debido al estallido de la Revolución. Cuando concluyó el conflicto revolucionario, una nueva corriente que abogaba por el fomento de una identidad nacional desplazó a la tendencia extranjerizante. Ópera L’italiana in Algeri, de Rossini. Foto: Pinsdaddy “El cambio que sucede en la línea del México postrevolucionario es muy importante y una de sus primeras líneas es Carlos Chávez. Él va a buscar desprenderse de la estética predominante del siglo XIX; entonces, el grupo que estaba adjunto a Chávez señaló que las óperas de la centuria decimonónica eran simples imitaciones, copias que no valían la pena y que ellos iban a hacer algo nuevo, que iban a tomar los cantos populares”, explica Áurea Maya. Se intentó un nuevo rompimiento con el pasado. El planteamiento era similar a la idea del siglo XIX de alejarse de la influencia española y tratar de forjar una corriente mexicana y como ocurrió en los años del diecinueve, en los del veinte la ópera mexicana no fue beneficiaria y se priorizaron de nuevo las presentaciones de ópera italiana. La investigadora recalca que en las décadas posteriores al triunfo revolucionario se compusieron muy pocas óperas mexicanas. Entre ellas destacan La mulata de Córdoba (1948), de José Pablo Moncayo; Tata vasco (1941), de Miguel Bernal Jiménez; Carlota (1947), de Luis Sandi, y Elena (1948), de Eduardo Hernández Moncada. Antagonista al grupo de Chávez, José F. Vázquez compuso un número considerable de obras en un lenguaje musical postromántico; en su repertorio cabían tanto el español como el italiano. Un trabajo destacado es Citlali (1922). Pese a la presencia de Vázquez, en la primera mitad del siglo pasado la ópera se convirtió en un género olvidado. La mayoría de los compositores prefirieron seguir otro tipo de expresiones como la música de cámara. Fue hasta la década de los ochenta que los dramas musicales hechos en México vivieron un resurgimiento gracias a las partituras de Federico Ibarra y Mario Lavista. “Son los compositores que van a revitalizar el género, en el sentido de que sus alumnos, y los que no son sus alumnos, van a querer componer ópera para demostrar el manejo de su lenguaje musical”, indica Maya. Ibarra aportó a ese pequeño renacer Leocio y Lena (1981) Madre Juana (1993) y Alicia (1995). Lavista tuvo éxito con Aura (1989), basada en el libro homónimo de Carlos Fuentes. Eduardo Contreras Soto, en su artículo Una ópera para nuestro tiempo: cuatro propuestas, publicado en 1993 en la revista Heterofonía, coincide con Maya. Afirma que entre 1989 y 1991 se compusieron cuatro óperas que contenían nuevas propuestas musicales. Junto a Aura, destaca los casos de Ambrosio (1989), de José Antonio Guzmán; La hija de Rapaccini (1989), con partituras de Daniel Catán; y La sunamita (1991) de Marcela Rodríguez. Áura de Lavista. Foto: operaworld.es En la recta final del siglo XX, Áurea Maya y otros musicólogos mexicanos se dieron a la tarea de rescatar las partituras de los grandes autores nacionales del siglo XIX. La comprensión de estos documentos fue difícil ya que algunos de ellas no tenían clave al inicio de la partitura. Los investigadores tuvieron que descifrar sus contenidos y pasarlos a un programa de edición musical. En 1994, Maya participó junto a Eugenio Delgado en la recuperación de Ildegonda, de Melesio Morales. Concluido el trabajo, la obra se presentó en el Centro Nacional de las Artes en noviembre de ese año y posteriormente fue grabada en disco compacto. En junio de 1996, Maya, Verónica Murúa y demás equipo de investigación, entraron en el archivo de Cenobio Paniagua. Lo hallaron desordenado, descuidado y en malas condiciones de conservación. En los trabajos de clasificación dieron con los manuscritos de Catalina de Guisa y Pietro D’Abano. De su ópera prima faltaron las partituras de la orquestación del primer acto y el acompañamiento del segundo. Afortunadamente, los documentos analizados brindaron la oportunidad de reponer los datos perdidos para reconstruir las armonías ausentes. Ese mismo año, Claudia Perches devolvió a los atriles la partitura de Reynaldo y Elina de Manuel Covarrubias. Estaba en la biblioteca de la entonces Escuela Nacional de Música de la UNAM, hoy facultad. Su presencia ya había sido reportada en los ochenta por la doctora Malena Kuss, de la Universidad del Norte de Texas. PROTAGONISTAACTUALIDAD El nuevo milenio abrió sus brazos a la ópera mexicana representada por los sonidos de Julio Estrada. En mayo de 2006 estrenó en Madrid su obra Murmullos del páramo y cuatro meses después la presentó en el Centro Cultural Universitario de la Ciudad de México. En ella recrea el ambiente sonoro del pueblo de Comala descrito con magia literaria por Juan Rulfo en Pedro Páramo. Estrada afirma tener una singular conexión con el trabajo del autor jalisciense; realizó una investigación a profundidad de los aspectos acústicos del libro. El conocer a Rulfo más allá de su capa epidérmica ayudó a Estrada a tener una idea más clara acerca del camino de su composición. Ópera Cuatro Corridos de Jorge Volpi. Foto: CENART Murmullos del páramo comenzó a gestarse en 1991. Es una obra de características complejas, un rompecabezas similar a la novela que la inspira. Rompe con el esquema tradicional de la ópera: respeta el silencio del texto y las voces de sus cantantes simulan las penas que los habitantes de Comala confiesan una vez convertidos en fantasmas. Por su laboriosa concepción, la ópera de Estrada comparte esa vigencia rulfiana que la perfila como una pieza clave del repertorio mexicano. Hay otros proyectos en los que compositores mexicanos se han aliado con talentos de otras disciplinas y colaboradores extranjeros. Ejemplo de esto es Cuatro Corridos, con libreto de Jorge Volpi y música de la mexicana Hilda Paredes, el uruguayo Hebert Vázquez, el chino-estadounidense Lei Lang y la norteamericana Arlene Sierra. Este drama musical trata sobre el tráfico de mujeres en Tlaxcala. La lista de mexicanos que han estrenado óperas en el siglo XXI incluye nombres como Federico Ibarra, Gabriela Ortíz, Marcela Rodríguez, Alfonso Molina y Diana Syrse. También hay oportunidad para ecos del pasado. En 2010, Matilde o México en 1810, fue estrenada en San Luis Potosí a más de un siglo de que su autor la terminara. Según Áurea Maya, la principal dificultad que enfrentan estos dramas actuales no es muy diferente a la que predominó en el pasado. “Como en el siglo XIX, el problema es la representación de estas óperas. Tienen un alto costo de producción y ya no existen compañías itinerantes a las que puedan convencer, el Gobierno es el que hace estos esfuerzos. Otra dificultad es que también a veces la gente no asiste, por eso se sigue prefiriendo presentar ópera italiana para asegurar de alguna manera el éxito económico, aunque las entradas del Palacio de Bellas Artes no cubren ni la producción misma de las obras que se presentan allí, siempre hay faltantes.” No obstante, el interés persiste. Alumnos de la Facultad de Música de la UNAM preparan el montaje de Catalina de Guisa de Cenobio Paniagua. En mayo de 2019 sus notas llenarán el Teatro Carlos Lazo de la Facultad de Arquitectura. Además, el grupo de investigadores, maestros y noveles músicos involucrados pretende llevarla al Palacio de Bellas Artes. “25 años después de iniciado este proyecto, con la participación de la maestra Verónica Murúa, vamos a poder escuchar Catalina de Guisa en un montaje con estudiantes. Punto muy importante, porque si nuestros estudiantes no conocen las obras mexicanas, ¿cómo van a voltear a ver estas obras y cómo van a impulsarlas cuando lleguen a ser grandes artistas?”, reflexiona la historiadora. Twitter: @BeatsoulRdz Más información en El Siglo de Durango

La ópera de México
Fuente: El Siglo de Torreon Fecha: 2018-10-20 14:04:49

Durante el virreinato, una nueva corriente artística que involucraba música y teatro desembarcó en el Nuevo Mundo. La ópera conquistó oídos novohispanos y se adhirió a sus sociedades. Consumada la Independencia, México desarrolló un gusto singular: primero adoptó a las obras de los grandes compositores europeos; luego, los mexicanos comenzarían a pensar en una ópera propia, que se forjara dentro de una identidad nacional. La historia ha registrado varias etapas de este género y en la actualidad existe una preocupación por rescatar y restaurar las obras de los maestros nacionales. En helenos tiempos las representaciones teatrales daban cierta participación a la música. Musicólogos como el alemán Friedrich Herzfeld dan a los griegos el trato de pioneros que instalaron la base de la cual surgieron los diversos géneros teatrales y musicales que han participado del devenir de la humanidad. Herzfeld indica que en las últimas palpitaciones del siglo XIV, los profesionales del arte de Euterpe eran conscientes de que el drama griego ya había asociado parlamentos y notas musicales. Lo que ignoraban eran la manera en que sonaba esta antigua sociedad. Con el Renacimiento tocando a las puertas de las catedrales del arte, se hizo imperativo rescatar la estética griega y a los compositores no les quedó más remedio que elaborar dramas con el esquema heredado del Mediterráneo, pero incorporando la música que se realizaba por esos días. Los primeros intentos están datados alrededor de 1589. En 1600, Jacopo Peri obsequió al mundo la obra Euridice, primera página que se conserva de un híbrido bautizado como dramma in musica y que, según las letras del catalán Manuel Valls i Gorina, fue renombrada años después como ópera in musica y, finalmente, se simplificó en ópera (voz latina que significa “obra”). La musicóloga mexicana Áurea Maya la define como “una obra dramática que tiene una serie de personajes. Siempre hay un momento climático en el que las situaciones juegan un papel importante para luego ir al desenlace. Toda es cantada.” Las tierras que dieron impulso a esta forma de cautivar a los sentidos de la vista y el oído fueron las pequeñas repúblicas que desde hace tiempo conocemos como Italia. Se destacaron tres capitales artísticas: Florencia, Roma y Venecia. Genios como el compositor Claudio Monteverdi perfeccionaron e hicieron de la ópera un género imperecedero. La armonía del italiano se enlazó con la explosión artística renacentista y la corriente musical resultante cruzó las fronteras con fuerza; llegó a Alemania y a Francia, naciones que formaron sus propias escuelas y que comenzaron a cantar el género con sus propias lenguas. Inglaterra, Rusia y España (donde surgió la zarzuela) trataron de seguir el paso. Orfeo y Eurídice, por Frederic Cameron Leighton. Foto: Alamy Los coterráneos de Miguel de Cervantes trajeron la ópera de este lado del Atlántico. En la Nueva España, perla del Imperio español, la política ibérica determinó el tipo de piezas que debían producirse y escucharse en las salas de los edificios virreinales. “La ópera es uno de los primeros movimientos globales. Las noticias que llegan de los periódicos europeos a América van a ser muy importantes, porque van a constituirse como un ejemplo a seguir”, explica Áurea Maya. Los primeros músicos europeos que llegaron al virreinato se destacaron por sus buenas relaciones con la Iglesia. El sector eclesiástico aportó una importante cantidad de maestros musicales y las catedrales sirvieron como centros formativos donde se impartían lecciones de ópera. Casi dos siglos después del encuentro de dos mundos, Manuel de Sumaya se convirtió en el primer criollo en componer una ópera en suelo novohispano. Su obra, La Parténope (1711), representa el inicio de una historia llena de sonido. PRODUCTO NACIONAL En 1821 se consumó la Independencia de México y la nueva nación se sumergió en tiempos en extremo volátiles. Para comprender el rostro de la ópera en territorio nacional es imprescindible analizar el entorno y sus acontecimientos sociales, algo que aconseja el filósofo francés Hippolyte Taine en su obra Filosofía del arte: “Para comprender una obra de arte, un artista, un grupo de artistas, hay que representarse con exactitud al estado general del espíritu y de las costumbres del tiempo al que pertenecen”. Bajo esa luz, y con el sentimiento antiespañol a flor de piel, los caudillos del nuevo arte mexicano rechazaron manifestaciones como la zarzuela; adoptaron la ópera e hicieron de ella un engranaje valioso de la recién puesta en marcha maquinaria social del país: “Se prefirió representar la ópera italiana, que además tenía una gran influencia en todo el mundo. Nadie quería escuchar zarzuela, todos querían escuchar las óperas de Rossini”, explica Maya. Monumento a la zarzuela Pan y Toros estrenada en 1864 en el Teatro de la Zarzuela en Madrid, España. Foto: Luis García En la esfera legal, las leyes antihispanas de 1829 decretaban la expulsión de los españoles. En la práctica, se hicieron excepciones, de estas resultaron beneficiados algunos actores y cantantes ibéricos que estaban relacionados con la escena operística. Entre 1821 y 1831 se montaron dramas musicales de origen italiano, principalmente los de Gioachino Rossini (1792–1868). La presentación de estos espectáculos se disparó, con el Teatro Nacional como principal escenario. En la sociedad musical surgió un debate sobre si debían representarse en italiano o en español. En un artículo de Verónica Zárate Toscano y Serge Gruzinski, incluido en Historia mexicana volumen LVIII, durante el siglo XIX había en territorio mexicano 86 compañías de ópera (la mayoría europeas) activas y en su repertorio figuraban los trabajos de Guiseppe Verdi, Gioachino Rossini, Vincenzo Bellini y Gaetano Donizetti. El México del siglo antepasado, reslatan Zárate y Gruzinski, se veía cercano a Europa, pero no en el sentido de que fuera una especie de espejo cultural, sino como una realidad a imitar. El teatro se convirtió en el templo del arte mexicano. Sus feligreses (en un principio formados sólo por la clase alta de la sociedad) acudían a deleitarse con el divino canto de la ópera. Áurea Maya considera que, en este periodo, el género se erigió como un instrumento capaz de demostrar el grado de civilización que existía en un territorio independiente. Cabe señalar que producir una ópera en el México decimonónico no era barato. Por más que las funciones tuvieran llenos totales, los fondos recaudados resultaban insuficientes para solventar el montaje. Las compañías se dieron cuenta de que necesitaban capital extra. Este dinero fue provisto por los gobiernos en turno. Con la ayuda del erario, lograron mantenerse activas. La situación fue aprovechada por los políticos para legitimar su poder a través de los dramas musicales. Son famosas las anécdotas, las hay con Santa Anna y con Benito Juárez, relacionadas con representaciones operísticas. Por ejemplo, su Alteza Serenísima se sirvió de ella para mostrar la fastuosidad de su gobierno. En 1854, le dedicaron la ópera Belisario de Donizetti y en la gala se incluyó la comparecencia de un caballo en el escenario. Ópera Belisario, basada en la vida del famoso general Belisario del imperio bizantino del siglo VI. (2010). Foto: Teatro Avenida/Liliana Morsia La élite no era el único público que apreciaba la ópera. La investigadora recalca que durante los diferentes episodios bélicos e inestabilidades políticas que se sucedieron en el México decimonónico (la invasión por parte de Estados Unidos, la intervención francesa o la Guerra de Reforma) las actividades teatrales no se detuvieron, pero la clase alta se alejó. “En el caso de la invasión estadounidense siguió funcionando el teatro, pero ahora asistían los soldados yanquis acompañados de las mujeres del pueblo. En esos momentos tan difíciles para el país, la élite no asistía al teatro. En ese lapso cambiaron los roles, de ahí que la influencia de la ópera sea tan importante en todos los estratos sociales”, comenta. También durante la Intervención francesa, con Maximiliano de Habsburgo al frente del Segundo Imperio, esta expresión sonoro-escénica recibió bastante apoyo. El género, indica el historiador Luis Castillo en su artículo Los mexicanos autores de ópera, tuvo un florecimiento sin parangón. Como sus antecesores, Porfirio Díaz becó y apoyo a diversos compositores mexicanos para que presentaran sus obras o realizaran estudios en el extranjero. No en balde fue conocido como “el protector del arte en México”. En síntesis, se desarrolló una cultura operística, una que vino aparejada de las primeras generaciones de compositores mexicanos. DECIMONÓNICOS En el siglo XIX, funciones de ópera italiana tuvieron mucho éxito en México, y creadores nacionales entregaron sus partituras al drama operístico. Componer ópera no es una tarea sencilla. Además del conocimiento técnico de los instrumentos, el compositor debe tener en cuenta las texturas de las voces y lograr que su amalgama sonora encaje perfectamente con las líneas del libreto. No sólo eso, su música debe dar vida al entorno visual, por ejemplo, al escenario y al vestuario. Todo esto influye en que el público disfrute de una experiencia única. Los compositores mexicanos lograron reunir estos requisitos pero, las compañías de ópera no apostaban por sus proyectos. Teatro Nacional. Foto: MXCity Luis Castillo ubica la partitura más longeva de este género escrita por un mexicano en 1823. La obra se llama Adela o la constancia de las viudas y su autor es José María Moreno. Cabe mencionar que no hay evidencia documental de que la obra se haya montado. En las primeras décadas de la nueva nación se destaca el nombre de Mariano Elízaga (fundador de la Academia Filarmónica). Luego, hay un periodo de sequía musical producida localmente, la falta de evidencia es consistente, lo que sí continuó fue la importación de puestas en escena. A mediados del siglo XIX el músico Joaquín Beristaín fundó, en alianza con el padre Agustín Caballero, una academia de música. Los alumnos de la institución cantaban óperas en italiano y la escuela pudo montar una buena cantidad de conciertos entre 1839 y 1840. En 1842, Manuel Covarrubias obtuvo algo de fama con Reynaldo y Elina o la sacerdotisa peruana, obra que obtuvo buenas críticas pese a que Covarrubias siempre se consideró a sí mismo un músico aficionado. La historia oficial otorga a Luis Baca el honor de ser el primer maestro mexicano en intentar presentar su propia ópera una vez consumada la Independencia. En 1848, el duranguense escribió una obra en dos actos titulada Leonor, cuyo libreto pertenecía al italiano Carlo Bozzetti. Después compuso Juana de Castilla, con las mismas características estructurales de su antecesora. Lamentablemente, ni una ni otra pudieron estrenarse ni en México ni en Europa. Su deseo era llevarlas a Italia, pero la muerte, que le llegó en 1855, lo impidió. Quien sí consiguió que sus obras cobraran vida fue Cenobio Paniagua. El michoacano estrenó en septiembre de 1859, tras un periodo de composición que abarcó 14 años, en el desaparecido Teatro Nacional, Catalina de Guisa, cantada en italiano. La función fue dedicada al presidente interino Miguel Miramón. Paniagua fue el primer compositor nacional en consagrarse en los escenarios operísticos. Los desdenes que las compañías hacían a los compositores nacionales lo enfocaron a dar forma a la primera compañía mexicana de ópera. Romeo y Julieta (1884) de Frank Bernard Dicksee. Foto: allposter En 1868, llevó a escena una segunda ópera: Pietro D’ Abano, esto en el marco del primer aniversario del triunfo de las tropas mexicanas sobre el ejército francés en Puebla. Sin embargo, no tuvo la misma fortuna que en su debut. La critica apuntó a su deficiente libreto y su evidente carga política en tiempos en que imperialistas y republicanos reñían por todo. El maestro se mudó a Córdoba, Veracruz, y allí compuso El paria, que no fue representada. En la musicología nacional hay consenso al ubicar a Paniagua como el punto de partida de la generación de compositores mexicanos que vieron la luz en el siglo XIX. Su influencia despertó en sus alumnos un ímpetu por crear obras originales. Melesio Morales fue uno de los pupilos de Paniagua. Hablamos de un virtuoso que a los nueve años de edad comenzó a recibir cátedra de Agustín Caballero, también maestro del michoacano. En 1856, el músico capitalino compuso su primera ópera llamada Romeo y Julieta. Sin embargo, Morales se topó con varias dificultades para llevarla a escena y no se estrenó sino hasta enero de 1863. En julio de ese mismo año, Octaviano Valle presentó su Clotilde de Cosenza, la cual no tuvo éxito debido a factores políticos y sociales producto de la inestabilidad de la nación. De vuelta con Morales, éste no arrojó el arpa. En diciembre de 1865 estrenó Ildegonda en el renombrado Teatro Imperial, con la voz de Angela Peralta y bajo la protección de un Maximiliano de Habsburgo que, como buen político, se ofreció a cubrir el déficit resultante de las entradas. Los diarios de la época narran que Ildegonda obtuvo enorme éxito en México. Morales decidió partir al Viejo Continente para ampliar sus conocimientos y perfeccionar sus técnicas de composición. En cuatro años de aventura europea, Morales compuso Carlo Magno y Gino Corsini. En 1868 presentó su Ildegonda en el Teatro Pagliano de Florencia. En 1869 volvió a la patria donde fue recibido como un triunfador y se ofrecieron fiestas en su honor. Presto a aprovechar su ventajosa posición, Morales se movilizó para estrenar las dos óperas que hizo en Europa. Presentó sus creaciones en 1877, en el Teatro Nacional. Por estos días, ya era de dominio público su buena relación con los políticos liberales, contaba con el apoyo de Benito Juárez. Su última obra montada fue Cleopatra, cuya primera función se registró en 1891. Participaron el tenor polaco Giacomo Rawner y el barítono italiano Mario Sammarco. Después de ello, Morales se entregó a la docencia y no se conoció ninguna otra obra suya hasta después de su muerte, cuando salieron a la luz dos creaciones inéditas: La tempestad y El judío errante. Al tiempo que Melesio Morales llegaba a la cúspide de la música nacional, Miguel Meneses seguía el legado de Paniagua y estrenó en 1864 su ópera Agorante, rey de la Nubia en honor de Maximiliano de Habsburgo. En 1866 se mudó a GUADALAJARA y allí se interpretó en el Teatro Degollado su Himno a Benito Juárez. Tres años después llevó a los escenarios Atala, la reina de las hadas, una tragedia en tres actos. También existe una ópera inconclusa que data de 1878, la cual se titula El hada del lago y la mujer del bosque. Meneses fue otro compositor mexicano que viajó a Europa. Allá escribió y puso en escena Luisa de la Vallière y Judith. Su talento, esencialmente melodista, recibió loas en Italia y en Rusia. Después se dirigió a la India, tierra mística en la que falleció en 1892. Paniagua, Morales y Meneses fueron las cabezas visibles del movimiento operístico, pero hubo más compositores que también son dignos de mencionar. Los esfuerzos realizados por Ramón Vega en 1863, 1864 y 1866 para financiar y presentar sus óperas Adelaida y Comingio, La reina de León y El grito de Dolores, respectivamente, no fructificaron y no consiguió estrenar ninguna. El libreto de esta última es considerado pionero de los argumentos basados en una ideología de identidad nacional. En la última década del siglo XIX se registró una intensa actividad festiva y musical gracias al Porfiriato. En dicha etapa se estrenaron las óperas Colón en Santo Domingo (1892) de Julio M. Morales (hijo de Melesio Morales), Keofar (1893) de Felipe G. Villanueva, y Atzimba (1900) de Ricardo Castro. Éste último dejó sin estrenar Don Juan de Austria, escrita en 1893. Cleopatra (1966). Foto: Metropolitan Opera Archives/Louis Melancon De esa época se destaca el caso de Yucatán. Allí se instaló una escuela importante durante el Porfiriato de la mano de una bonanza económica. Esto favoreció la aparición de un público musicalmente diletante. En ese contexto, Domingo María Ricalde Moguel compuso las óperas Lucia di Lammermoor (1894) y La cabeza de Uconor (1898). NUEVA ÓPERA La historia de la ópera mexicana, considera Áurea Maya, se compone de ciclos, de lapsos temporales donde la actividad sonoro-dramática aumenta y disminuye su intensidad. Si se comparan los picos alcanzados por el género durante el XIX con la actividad de la centuria siguiente, el registro de esta última es mucho menor. La figura de Ricardo Castro siguió brillando durante los últimos años del Porfiriato. Su influencia fue tal que motivó a Gustavo E. Campa a escribir y estrenar en el Teatro Principal la ópera El rey poeta, en 1901, durante las celebraciones de la Segunda Conferencia Panamericana. El libreto se basó en la vida del monarca prehispánico Nezahualcóyotl. Para perfeccionar sus conocimientos musicales, en 1903 Castro viajó a París. En 1906 se concentró en componer la ópera La leyenda de Roudel. Al concluirla regresó a México y trabajó para que fuera estrenada en el Teatro Abreu, en noviembre de ese mismo año. Otro compositor consentido del porfirismo fue Julián Carrillo. Con motivo del centenario de la Independencia compuso Matilde o México en 1810, que se caracteriza porque en su andamiaje mezcla sonoridades del Himno Nacional Mexicano y de La Marsellesa. Su presentación en sociedad fue postergada debido al estallido de la Revolución. Cuando concluyó el conflicto revolucionario, una nueva corriente que abogaba por el fomento de una identidad nacional desplazó a la tendencia extranjerizante. Ópera L’italiana in Algeri, de Rossini. Foto: Pinsdaddy “El cambio que sucede en la línea del México postrevolucionario es muy importante y una de sus primeras líneas es Carlos Chávez. Él va a buscar desprenderse de la estética predominante del siglo XIX; entonces, el grupo que estaba adjunto a Chávez señaló que las óperas de la centuria decimonónica eran simples imitaciones, copias que no valían la pena y que ellos iban a hacer algo nuevo, que iban a tomar los cantos populares”, explica Áurea Maya. Se intentó un nuevo rompimiento con el pasado. El planteamiento era similar a la idea del siglo XIX de alejarse de la influencia española y tratar de forjar una corriente mexicana y como ocurrió en los años del diecinueve, en los del veinte la ópera mexicana no fue beneficiaria y se priorizaron de nuevo las presentaciones de ópera italiana. La investigadora recalca que en las décadas posteriores al triunfo revolucionario se compusieron muy pocas óperas mexicanas. Entre ellas destacan La mulata de Córdoba (1948), de José Pablo Moncayo; Tata vasco (1941), de Miguel Bernal Jiménez; Carlota (1947), de Luis Sandi, y Elena (1948), de Eduardo Hernández Moncada. Antagonista al grupo de Chávez, José F. Vázquez compuso un número considerable de obras en un lenguaje musical postromántico; en su repertorio cabían tanto el español como el italiano. Un trabajo destacado es Citlali (1922). Pese a la presencia de Vázquez, en la primera mitad del siglo pasado la ópera se convirtió en un género olvidado. La mayoría de los compositores prefirieron seguir otro tipo de expresiones como la música de cámara. Fue hasta la década de los ochenta que los dramas musicales hechos en México vivieron un resurgimiento gracias a las partituras de Federico Ibarra y Mario Lavista. “Son los compositores que van a revitalizar el género, en el sentido de que sus alumnos, y los que no son sus alumnos, van a querer componer ópera para demostrar el manejo de su lenguaje musical”, indica Maya. Ibarra aportó a ese pequeño renacer Leocio y Lena (1981) Madre Juana (1993) y Alicia (1995). Lavista tuvo éxito con Aura (1989), basada en el libro homónimo de Carlos Fuentes. Eduardo Contreras Soto, en su artículo Una ópera para nuestro tiempo: cuatro propuestas, publicado en 1993 en la revista Heterofonía, coincide con Maya. Afirma que entre 1989 y 1991 se compusieron cuatro óperas que contenían nuevas propuestas musicales. Junto a Aura, destaca los casos de Ambrosio (1989), de José Antonio Guzmán; La hija de Rapaccini (1989), con partituras de Daniel Catán; y La sunamita (1991) de Marcela Rodríguez. Áura de Lavista. Foto: operaworld.es En la recta final del siglo XX, Áurea Maya y otros musicólogos mexicanos se dieron a la tarea de rescatar las partituras de los grandes autores nacionales del siglo XIX. La comprensión de estos documentos fue difícil ya que algunos de ellas no tenían clave al inicio de la partitura. Los investigadores tuvieron que descifrar sus contenidos y pasarlos a un programa de edición musical. En 1994, Maya participó junto a Eugenio Delgado en la recuperación de Ildegonda, de Melesio Morales. Concluido el trabajo, la obra se presentó en el Centro Nacional de las Artes en noviembre de ese año y posteriormente fue grabada en disco compacto. En junio de 1996, Maya, Verónica Murúa y demás equipo de investigación, entraron en el archivo de Cenobio Paniagua. Lo hallaron desordenado, descuidado y en malas condiciones de conservación. En los trabajos de clasificación dieron con los manuscritos de Catalina de Guisa y Pietro D’Abano. De su ópera prima faltaron las partituras de la orquestación del primer acto y el acompañamiento del segundo. Afortunadamente, los documentos analizados brindaron la oportunidad de reponer los datos perdidos para reconstruir las armonías ausentes. Ese mismo año, Claudia Perches devolvió a los atriles la partitura de Reynaldo y Elina de Manuel Covarrubias. Estaba en la biblioteca de la entonces Escuela Nacional de Música de la UNAM, hoy facultad. Su presencia ya había sido reportada en los ochenta por la doctora Malena Kuss, de la Universidad del Norte de Texas. ACTUALIDAD El nuevo milenio abrió sus brazos a la ópera mexicana representada por los sonidos de Julio Estrada. En mayo de 2006 estrenó en Madrid su obra Murmullos del páramo y cuatro meses después la presentó en el Centro Cultural Universitario de la Ciudad de México. En ella recrea el ambiente sonoro del pueblo de Comala descrito con magia literaria por Juan Rulfo en Pedro Páramo. Estrada afirma tener una singular conexión con el trabajo del autor jalisciense; realizó una investigación a profundidad de los aspectos acústicos del libro. El conocer a Rulfo más allá de su capa epidérmica ayudó a Estrada a tener una idea más clara acerca del camino de su composición. Ópera Cuatro Corridos de Jorge Volpi. Foto: CENART Murmullos del páramo comenzó a gestarse en 1991. Es una obra de características complejas, un rompecabezas similar a la novela que la inspira. Rompe con el esquema tradicional de la ópera: respeta el silencio del texto y las voces de sus cantantes simulan las penas que los habitantes de Comala confiesan una vez convertidos en fantasmas. Por su laboriosa concepción, la ópera de Estrada comparte esa vigencia rulfiana que la perfila como una pieza clave del repertorio mexicano. Hay otros proyectos en los que compositores mexicanos se han aliado con talentos de otras disciplinas y colaboradores extranjeros. Ejemplo de esto es Cuatro Corridos, con libreto de Jorge Volpi y música de la mexicana Hilda Paredes, el uruguayo Hebert Vázquez, el chino-estadounidense Lei Lang y la norteamericana Arlene Sierra. Este drama musical trata sobre el tráfico de mujeres en Tlaxcala. La lista de mexicanos que han estrenado óperas en el siglo XXI incluye nombres como Federico Ibarra, Gabriela Ortíz, Marcela Rodríguez, Alfonso Molina y Diana Syrse. También hay oportunidad para ecos del pasado. En 2010, Matilde o México en 1810, fue estrenada en San Luis Potosí a más de un siglo de que su autor la terminara. Según Áurea Maya, la principal dificultad que enfrentan estos dramas actuales no es muy diferente a la que predominó en el pasado. “Como en el siglo XIX, el problema es la representación de estas óperas. Tienen un alto costo de producción y ya no existen compañías itinerantes a las que puedan convencer, el Gobierno es el que hace estos esfuerzos. Otra dificultad es que también a veces la gente no asiste, por eso se sigue prefiriendo presentar ópera italiana para asegurar de alguna manera el éxito económico, aunque las entradas del Palacio de Bellas Artes no cubren ni la producción misma de las obras que se presentan allí, siempre hay faltantes.” No obstante, el interés persiste. Alumnos de la Facultad de Música de la UNAM preparan el montaje de Catalina de Guisa de Cenobio Paniagua. En mayo de 2019 sus notas llenarán el Teatro Carlos Lazo de la Facultad de Arquitectura. Además, el grupo de investigadores, maestros y noveles músicos involucrados pretende llevarla al Palacio de Bellas Artes. “25 años después de iniciado este proyecto, con la participación de la maestra Verónica Murúa, vamos a poder escuchar Catalina de Guisa en un montaje con estudiantes. Punto muy importante, porque si nuestros estudiantes no conocen las obras mexicanas, ¿cómo van a voltear a ver estas obras y cómo van a impulsarlas cuando lleguen a ser grandes artistas?”, reflexiona la historiadora. Twitter: @BeatsoulRdz Más información en El Siglo de Torreón

Regidores recordaron el Día Mundial de la Lucha Contra el Cáncer de Mama
Fuente: Quadratin Jalisco Fecha: 2018-10-20 13:07:49

Los regidores de GUADALAJARA avalaron un financiamiento para garantizar el buen funcionamiento de áreas esenciales del Gobierno La entrada Regidores recordaron el Día Mundial de la Lucha Contra el Cáncer de Mama aparece primero en Quadratin Jalisco.

Realizan jornadas gratuitas de detección oportuna de cáncer de mama
Fuente: Quadratin Jalisco Fecha: 2018-10-20 12:52:20

los Hospitales Civiles de GUADALAJARA tienen personal altamente capacitado para atender este mal como oncólogos, ginecólogos y psicólogos La entrada Realizan jornadas gratuitas de detección oportuna de cáncer de mama aparece primero en Quadratin Jalisco.

Osteoporosis más riesgosa en hombres, pero más común en mujeres
Fuente: Excelsior Fecha: 2018-10-20 12:33:12

NotimexGUADALAJARA La porosidad en los huesos que caracteriza a la osteoporosis se desarrolla con mayor frecuencia en las mujeres, pero es más riesgosa en hombres, toda vez que los fallecimientos derivados de fracturas por caída son más comunes en varones, afirmó el experto Juan Carlos Pérez Barba. Puedes ver: Sustitutos de azúcar, una opción para personas con diabetes El director de la Clínica de Menopausia y Osteoporosis del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Jalisco explicó que la capacidad de los huesos para retener el calcio se pierde conforme disminuye la producción del estrógeno y la testosterona, es decir, en ambos sexos. Indicó que la diferencia es que cuando hay una lesión donde se ven afectadas cadera o columna vertebral, la mortalidad en hombres puede llegar al 100 por ciento, mientras que en las mujeres es del 50 por ciento. Los hombres mueren más pero se fracturen menos. En ellos tenemos el equivalente a la menopausia, la andropausia. La testosterona se produce en uno por ciento menos cada año a partir de la tercera década de vida, es progresiva, mientras que en las mujeres la baja de estrógenos ocurre de manera súbita, alrededor de los 48 años”, explicó. En el marco del Día Mundial de la Osteoporosis (20 de octubre), dijo que como el deterioro de los huesos en los varones se da de manera casi imperceptible, se le da poca importancia, por lo que es necesario que hombres y mujeres inicien hábitos preventivos que retrasen el padecimiento con buena alimentación, ejercicio y evitar adicciones. Sustancias como las contenidas en el tabaco y las bebidas alcohólicas debilitan los huesos, lo mismo que no realizar actividad física con frecuencia, tener un índice de masa corporal muy bajo o demasiado bajo al que nos corresponde, es decir, ser demasiado delgados o tener sobrepeso u obesidad”, afirmó. Mencionó que también son factores de riesgo beber más de dos tazas de café al día y consumir refrescos gasificados, del color y la marca que sean.   *abm Contenidos Relacionados:Alistan alta de aficionado de Tigres lesionado en el clásico regioAsí es Sikkim, el primer estado 100 por ciento orgánico del mundoGuía práctica sobre el cáncer de mama

Chivas anhela estar en la “fiesta grande” y va por victoria ante Lobos
Fuente: 20 minutos Fecha: 2018-10-20 10:35:35

Notimex GUADALAJARA tratara de acercarse a zona de clasificación cuando enfrente como visitante al equipo de Lobos BUAP, en duelo de la jornada 13 del Torneo Apertura 2018 de la Liga MX.“Chivas”, tras 12...GUADALAJARA tratara de acercarse a zona de clasificación cuando enfrente como visitante al equipo de Lobos BUAP, en duelo de la jornada 13 del Torneo Apertura 2018 de la Liga MX.“Chivas”, tras 12 juegos disputados, suman cuatro victorias, tres empates y cinco derrotas, en caso de conseguir un triunfo, este domingo, estarían manteniendo las esperanzas de entrar a la Liguilla.Por su parte, Lobos BUAP intentará cerrar de una manera decorosa el Apertura 2018, pues de 12 enfrentamientos en el torneo, solo han conseguido tres victorias, dos empates y siete derrotas y son ante penúltimos con 11 puntos de 36 posibles.La última vez que Chivas visito la cancha del Universitario, el conjunto dirigido en ese momento por el argentino Matías Almeyda ganó 1-0 gracias al tanto del joven José Macías.El partido se jugará este domingo 21 de octubre a las 12:00 horas, tiempo del centro de México, en el estadio de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla.

VAR le permite a Atlas marcar triunfo ante Veracruz
Fuente: El Grafico Fecha: 2018-10-20 10:34:42

GUADALAJARA.— El Atlas consiguió su segunda victoria del torneo al vencer 4-3 al Veracruz en el estadio Jalisco, en un duelo donde el VAR fue protagonista en dos jugadas de revisión de penal (una por bando).Los rojinegros lograron su segunda victoria del torneo llegaron a ocho puntos y se pusieron a uno del Veracruz, pero aún sigue en sótano.El cuadro jarocho salió al estadio Jalisco con la consigna de tomar la ventaja tempranera y sin necesidad de alguna jugada polémica tomó la ventaja gracias a un centro de Diego Chávez que remató a bocajarro Cristian Menéndez para poner el 1-0.La primera revisión del VAR llegó a los 8 minutos, cuando Luis Caicedo se barrió sobre Juan Pablo Vigón.El silbante Adonai Escobedo se llevó el índice a la oreja y de inmediato realizó la señal de la pantalla que indica VAR y corrió a la banda a revisarla, luego de unos segundos indicó el punto penal.El encargado de cobrar fue Jefferson Duque, quien sacó un tiro que el arquero Gallesse tapó.Sin embargo, los visitantes encontraron el empate, un par de minutos después, cuando Caicedo pisó en el área a Vigón y en esta ocasión Andrés Andrade cobró y no perdonó para el 1-1 al 16’.En esa jugada Jesús Paganini se ganó la tarjeta amarilla porque le pidió al de negro que revisara ese segundo penalti.El Videoarbirtraje volvió a parecer en el partido. En una jugada de tiro de es quina el silbante recibió un mensaje en su diadema para revisar una posible mano de Leiton Jiménez.Adonai corrió de nueva cuenta hacia la banda y a su regreso a la cancha marcó el tiro desde los once pasos.El encargado de cobrar fue Bryan Carrasco y puso el 2-1.A cuatro minutos de irse al descanso, Jefferson Duque anotó el 2-2 en el marcador.PAGO CARO. Para la segunda parte, Paganoni pagó caro su reclamo del primer tiempo por el VAR, pues en el segundo tiempo recibió el segundo cartón amarillo.Eso fue aprovechado por Juan Carlos Vigón para poner el 3-2.Un remate de cabeza del “Polaco” Menéndez dio 3-3.Pero un error en un tiro de esquina del portero Gallese y un remate de cabeza de Omar González dio el 4-3 final. leer más

Paulina Goto prepara su "separación"
Fuente: El Siglo de Durango Fecha: 2018-10-20 10:21:51

En el amor, a la actriz Paulina Goto no le va nada bien y en noviembre estará divorciada. Será cuando arranque la filmación de la comedia fílmica Veinteañera, divorciada y fantástica en locaciones de la CDMX. "Todo inicia cuando su esposo, en una despedida de soltero, decide divorciarse y es cuando comienza esta aventura de hallarse ella misma, de encontrar su primer departamento, su roomie, su primer trabajo, algo que por sus circunstancias, estuvo retrasando, es su paso a ser adulto", comenta José Álberto López, productor. Goto (El vuelo de la victoria y Un camino hacia el destino) fue elegida tras varias pláticas en las que decía cómo debía actuar el personaje central. Dirigida por Noé Santillán-López (Purasangre y Una última y nos vamos) se prevé tenga locaciones en GUADALAJARA, donde comienza la historia. López precisa que la cinta no hay relación con Treintona, soltera y fantástica, que estelarizó Bárbara Mori y vendió 2.9 millones de boletos, de la que fue productor. Lo único que repite son los guionistas Angélica Gudiño y Juan Carlos Garzón, y la empresa All About Media que también estuvo atrás de "El que busca encuentra". "Es un universo nuevo, jugamos con las cosas que viven las mujeres en distintas etapas de su vida, si alguien no vio Treintona, pero sí Veinteañera, no hay problema", apunta el entrevistado. Aún está por cerrarse el elenco que acompañará a Paulina Goto, de 27 años. Veinteañera, divorciada y fantástica cuenta con los beneficios del artículo 189 de la Ley del Impuesto Sobre la Renta, el cual permite a personas morales destinar 10% de su ISR al cine mexicano. El Club de Futbol América fue uno de Los aportantes. "Pero no hay futbol en la película, por ahí hay dos chistes que tienen que ver con alguien que llega de GUADALAJARA, nada más", precisa. DE MIEDO Antes del claquetazo inicial, López y su compañía estrenarán Los inquilinos, cinta de género, con Danny Perea y Erick Elías. Cuenta la llegada de una pareja joven a un departamento, donde pasan cosas raras. Poco antes del lanzamiento será proyectada en Mórbido, Festival Internacional de Cine Fantástico y de Terror. Más información en El Siglo de Durango

EN LOS MEDIOS
Fuente: El Siglo de Torreon Fecha: 2018-10-20 10:05:24

¿Cuántas emociones vive un torero? Largos días y largas las horas de espera al saber que su nombre cuelga en un cartel, en ocasiones la continuidad de las fechas hacen menos pesados los días, la carretera, el dormir y preguntar en dónde despertaste, reconocer caminos andados, paredes de hoteles, en ocasiones las calles aledañas a las plazas que la más de la veces pasan desapercibidas en el miedo que precede a la tarde ¿Cuántos de ellos piensan que hago aquí? Luego viene el recuerdo del camino, de la lucha por llegar, la duda ante una mala tarde o la alegría de la puerta grande, dualidades que golpean el alma y ponen a prueba el temple. El torero es ese ser en el que la lucha de contrarios sacude el pensamiento en el que la dialéctica se regocija por ese mar de ideas. La historia del toreo cuenta la afinidad de muchas de las figuras con grandes pensadores y artistas, Belmonte, Sánchez Mejías, Ordóñez, Dominguín, De Paula, José Tomás… de pronto muchos de ellos "rompen" en el ruedo y viene la expresión sublime Silverio, Procuna, Joselito, "El Pana" Morante, Talavante y vienen las decisiones, la rebelión ante algo que no encaja con su sentir como sucedió el año pasado con Morante que anuncio su retiro que afortunadamente fue corto y ahora en plena feria del Pilar en la que Alejandro Talavante se encamino con serenidad al centro del ruedo para tomar un puño de tierra y despedirse inesperadamente para la afición más no para sus allegados por tiempo indefinido de los ruedos. Los enterados del otro lado del Atlántico piden una alianza con José Tomás su fuente de inspiración como en su momento los hicieron allá por los años setenta Manuel Benítez "El Córdobes" y Sebastián Palomo Linares quienes iniciaron un movimiento toreando en todas las plazas en las que se les permitía, en el temible "Valle del Terror" en el que no complaces a nadie ¡que pena! Un torero que atrae, que es imán de taquillas relegado se dice por el cambio de apoderados, que su descanso sea corto y de provecho Maestro, regrese con su expresión torera ¡le esperan muchas tardes! Y en un hecho insólito la diputada por MORENA Leticia Varela hizo uso de la palabra en la cámara de diputados del DF para solicitar la prohibición de las corridas de toros con una serie de falsedades que han motivado a su descalificación y que la exhiben en su ignorancia, respetamos los gustos de cada persona pero no el hecho de recurrir a la mentira y a la sensiblería como argumento para tratar de imponer o prohibir un gusto tomado por decisión personal y para esto la cortés respuesta de los taurinos que piden haya respeto para la fiesta y para la afición. Y el jueves pasado se anunciaron los carteles para la temporada grande de la Plaza México en el cartel inaugural del 11 de noviembre estarán el rejoneador Diego Ventura, Enrique Ponce, El Payo y Luis David Adame con toro de Barralva y Villa Carmela y el esperado debut de la ganadería de Arturo Gilio será en la tercera fecha del 25 de noviembre con dos toros de Reyes Huerta para el rejoneador Andy Cartagena y 4 de la ganadería lagunera para Arturo Macías "El Cejas" y Leo Valadez , se anuncia además la corrida Guadalupana en la que se retoma la tradición para el 12 de diciembre con toros de diferentes ganaderías para Morante de la Puebla, Joselito Adame, Sergio Flores y Andrés Roca Rey. Y suerte para Arturo Gilio quien después de su regreso de España ha tentado en Samalayuca, Chih. en preparación para su presentación en Lima, Perú la próxima semana en la histórica plaza de Acho ¡Suerte! LA ANÉCDOTA Todos esperamos algo cuando vemos de "civil" a una personalidad de cualquier ámbito, en ocasiones ellos esperan un momento para si mismos y en el que nadie se quiera enterar "primera mano" de algo personal de la figura, sucedió con el Maestro Juan Belmonte justo en uno de los momentos de su vida en el que dudaba en seguir en el toro e incluso, como lo confiesa a su biógrafo Chávez Nogales en acabar con su vida como finalmente lo hizo ya retirado y entrado en edad, cuenta la historia que el de Triana llegó a una peluquería en la que el diligente y parlanchín fígaro con claras muestras de admiración y de intención de sacar plática le preguntó ¿cómo quiere usted que le corte el cabello Maestro? A lo que el pasmo de Triana contesto escuetamente ¡callado! LAS EFEMÉRIDES Un día como hoy de 1900 nace en Cué, provincia de Asturias, España el locutor Alonso Sordo Noriega quien después se nacionalizaría mexicano. En 1907 Miguel Báez "Litri" corta la primera oreja de la historia de El Toreo de la Condesa, en 1924 nace en la Cd. de México el afamado picador Manuel Contreras "Zacatecas", en 1935 nace en Mérida, Yuc. El matador Antonio del Olivar, en 1940 confirmación en Madrid del sevillano Pepe Luis Vázquez de manos de Marcial Lalanda y de testigo Rafael Gómez Ortega "El Gallo", en 1944 nace en Jalapa, Veracruz el matador Antonio Lomelín, en 1968 se presenta en Perú Manolo Martínez alternando con el español Diego Puerta y el venezolano Curro Girón, en 1968 se celebra la corrida de la hispanidad entre polémicas por el horario para poder ser transmitida por televisión vía satélite a México y América del Sur , esta corrida se celebró en Marbella, España y fue la primera transmitida a color en el cartel Paco Camino y Manolo Martínez con toros de los herederos de Carlos Nuñez. En 1984 debuta en GUADALAJARA el español Curro Durán junto Eloy Cavazos y David Silveti, en 1994 Confirmación en la México de Leandro Quiroga "Machaquito" de manos de Héctor de Granada y José Luis Herros. LAS FECHAS Hoy en Pachuca Ernesto Javier "El Calita", Antonio Lomelí y Leo Valadez con 6 de Begoña, en Valladolid, Yucatán inicia su campaña el rejoneador Andy Cartagena alternando con Sergio Garza, toros de Puerta Grande y Quiriceo, en Aguascalientes corrida de aniversario con 6 de Fernando de la Mora para Antonio Ferrera, Joselito Adame y El Payo, este cartel se repite mañana en GUADALAJARA con toros Villa Carmela. En Mérida Andy Cartagena, Luis David Adame y Diego Silveti con toros de Jorge de Haro y finaliza el certamen "Soñadores de Gloria" con un cartel de triunfadores, en el José María Hermosillo, Francisco Martínez y Sebastián Ibelles con novillos de Barralva. Y el jueves pasado se anunciaron los carteles para la temporada grande de la Plaza México en el cartel inaugural del 11 de noviembre estarán el rejoneador Diego Ventura, Enrique Ponce, El Payo y Luis David Adame con toro de Barralva y Villa Carmela ¡Suerte y hasta la próxima! dr_jorgemgalvanz@hotmail.com Más información en El Siglo de Torreón

En duelo de felinos, Pumas aspira continuar con buena racha ante Tigres
Fuente: 20 minutos Fecha: 2018-10-20 09:50:36

Notimex En uno de los encuentros más atractivos de la jornada 13 del Apertura 2018 de la Liga MX, Pumas de la UNAM recibe a Tigres de la UANL este domingo a los en el Estadio Olímpico Universitario.El...En uno de los encuentros más atractivos de la jornada 13 del Apertura 2018 de la Liga MX, Pumas de la UNAM recibe a Tigres de la UANL este domingo a los en el Estadio Olímpico Universitario.El equipo auriazul tiene una buena racha en partidos de Liga, pues no ve la derrota desde la jornada seis ante Querétaro, para sumar seis partidos sin perder, con tres victorias y tres empates.Además, los capitalinos vienen con más confianza después de conseguir una importante victoria en GUADALAJARA al derrotar a las Chivas 2-1.Por su parte, los de Nuevo León quieren recomponer el camino, luego de una dolorosa derrota en casa ante Águilas del América, resultado que rompió con una racha de seis partidos sin conocer la derrota.El equipo de la UNAM marcha en el cuarto lugar de la tabla general con 22 puntos, con seis victorias, cuatro empates y dos derrotas; Tigres acumula 18 unidades que los pone en la séptima posición con cinco partidos ganados, tres empates y cuatro descalabros.Los dos equipos están en zona de clasificación a la Liguilla, pero el llevarse los tres puntos de este partido entre felinos significaría tener una mejor posición en la general.El duelo se llevará a cabo a las 16:30 horas, tiempo del centro de México en casa de los Pumas, que quieren continuar con su racha de partidos sin perder.

EN LOS MEDIOS
Fuente: El Siglo de Torreon Fecha: 2018-10-20 09:34:41

¿Cuántas emociones vive un torero? Largos días y largas las horas de espera al saber que su nombre cuelga en un cartel, en ocasiones la continuidad de las fechas hacen menos pesados los días, la carretera, el dormir y preguntar en dónde despertaste, reconocer caminos andados, paredes de hoteles, en ocasiones las calles aledañas a las plazas que la más de la veces pasan desapercibidas en el miedo que precede a la tarde ¿Cuántos de ellos piensan que hago aquí? Luego viene el recuerdo del camino, de la lucha por llegar, la duda ante una mala tarde o la alegría de la puerta grande, dualidades que golpean el alma y ponen a prueba el temple. El torero es ese ser en el que la lucha de contrarios sacude el pensamiento en el que la dialéctica se regocija por ese mar de ideas. La historia del toreo cuenta la afinidad de muchas de las figuras con grandes pensadores y artistas, Belmonte, Sánchez Mejías, Ordóñez, Dominguín, De Paula, José Tomás… de pronto muchos de ellos "rompen" en el ruedo y viene la expresión sublime Silverio, Procuna, Joselito, "El Pana" Morante, Talavante y vienen las decisiones, la rebelión ante algo que no encaja con su sentir como sucedió el año pasado con Morante que anuncio su retiro que afortunadamente fue corto y ahora en plena feria del Pilar en la que Alejandro Talavante se encamino con serenidad al centro del ruedo para tomar un puño de tierra y despedirse inesperadamente para la afición más no para sus allegados por tiempo indefinido de los ruedos. Los enterados del otro lado del Atlántico piden una alianza con José Tomás su fuente de inspiración como en su momento los hicieron allá por los años setenta Manuel Benítez "El Córdobes" y Sebastián Palomo Linares quienes iniciaron un movimiento toreando en todas las plazas en las que se les permitía, en el temible "Valle del Terror" en el que no complaces a nadie ¡que pena! Un torero que atrae, que es imán de taquillas relegado se dice por el cambio de apoderados, que su descanso sea corto y de provecho Maestro, regrese con su expresión torera ¡le esperan muchas tardes! Y en un hecho insólito la diputada por MORENA Leticia Varela hizo uso de la palabra en la cámara de diputados del DF para solicitar la prohibición de las corridas de toros con una serie de falsedades que han motivado a su descalificación y que la exhiben en su ignorancia, respetamos los gustos de cada persona pero no el hecho de recurrir a la mentira y a la sensiblería como argumento para tratar de imponer o prohibir un gusto tomado por decisión personal y para esto la cortés respuesta de los taurinos que piden haya respeto para la fiesta y para la afición. Y el jueves pasado se anunciaron los carteles para la temporada grande de la Plaza México en el cartel inaugural del 11 de noviembre estarán el rejoneador Diego Ventura, Enrique Ponce, El Payo y Luis David Adame con toro de Barralva y Villa Carmela y el esperado debut de la ganadería de Arturo Gilio será en la tercera fecha del 25 de noviembre con dos toros de Reyes Huerta para el rejoneador Andy Cartagena y 4 de la ganadería lagunera para Arturo Macías "El Cejas" y Leo Valadez , se anuncia además la corrida Guadalupana en la que se retoma la tradición para el 12 de diciembre con toros de diferentes ganaderías para Morante de la Puebla, Joselito Adame, Sergio Flores y Andrés Roca Rey. Y suerte para Arturo Gilio quien después de su regreso de España ha tentado en Samalayuca, Chih. en preparación para su presentación en Lima, Perú la próxima semana en la histórica plaza de Acho ¡Suerte! LA ANÉCDOTA Todos esperamos algo cuando vemos de "civil" a una personalidad de cualquier ámbito, en ocasiones ellos esperan un momento para si mismos y en el que nadie se quiera enterar "primera mano" de algo personal de la figura, sucedió con el Maestro Juan Belmonte justo en uno de los momentos de su vida en el que dudaba en seguir en el toro e incluso, como lo confiesa a su biógrafo Chávez Nogales en acabar con su vida como finalmente lo hizo ya retirado y entrado en edad, cuenta la historia que el de Triana llegó a una peluquería en la que el diligente y parlanchín fígaro con claras muestras de admiración y de intención de sacar plática le preguntó ¿cómo quiere usted que le corte el cabello Maestro? A lo que el pasmo de Triana contesto escuetamente ¡callado! LAS EFEMÉRIDES Un día como hoy de 1900 nace en Cué, provincia de Asturias, España el locutor Alonso Sordo Noriega quien después se nacionalizaría mexicano. En 1907 Miguel Báez "Litri" corta la primera oreja de la historia de El Toreo de la Condesa, en 1924 nace en la Cd. de México el afamado picador Manuel Contreras "Zacatecas", en 1935 nace en Mérida, Yuc. El matador Antonio del Olivar, en 1940 confirmación en Madrid del sevillano Pepe Luis Vázquez de manos de Marcial Lalanda y de testigo Rafael Gómez Ortega "El Gallo", en 1944 nace en Jalapa, Veracruz el matador Antonio Lomelín, en 1968 se presenta en Perú Manolo Martínez alternando con el español Diego Puerta y el venezolano Curro Girón, en 1968 se celebra la corrida de la hispanidad entre polémicas por el horario para poder ser transmitida por televisión vía satélite a México y América del Sur , esta corrida se celebró en Marbella, España y fue la primera transmitida a color en el cartel Paco Camino y Manolo Martínez con toros de los herederos de Carlos Nuñez. En 1984 debuta en GUADALAJARA el español Curro Durán junto Eloy Cavazos y David Silveti, en 1994 Confirmación en la México de Leandro Quiroga "Machaquito" de manos de Héctor de Granada y José Luis Herros. LAS FECHAS Hoy en Pachuca Ernesto Javier "El Calita", Antonio Lomelí y Leo Valadez con 6 de Begoña, en Valladolid, Yucatán inicia su campaña el rejoneador Andy Cartagena alternando con Sergio Garza, toros de Puerta Grande y Quiriceo, en Aguascalientes corrida de aniversario con 6 de Fernando de la Mora para Antonio Ferrera, Joselito Adame y El Payo, este cartel se repite mañana en GUADALAJARA con toros Villa Carmela. En Mérida Andy Cartagena, Luis David Adame y Diego Silveti con toros de Jorge de Haro y finaliza el certamen "Soñadores de Gloria" con un cartel de triunfadores, en el José María Hermosillo, Francisco Martínez y Sebastián Ibelles con novillos de Barralva. Y el jueves pasado se anunciaron los carteles para la temporada grande de la Plaza México en el cartel inaugural del 11 de noviembre estarán el rejoneador Diego Ventura, Enrique Ponce, El Payo y Luis David Adame con toro de Barralva y Villa Carmela ¡Suerte y hasta la próxima! dr_jorgemgalvanz@hotmail.com Más información en El Siglo de Torreón

Declaran Día del Danzante como Patrimonio Inmaterial en Zapopan
Fuente: 20 minutos Fecha: 2018-10-20 09:05:48

Notimex En el marco de la 284 edición de la tradicional Romería, el Pleno del ayuntamiento aprobó la declaratoria del Día del Danzante y las danzas tradicionales que acompañan a la Llevada de la Virgen de...En el marco de la 284 edición de la tradicional Romería, el Pleno del ayuntamiento aprobó la declaratoria del Día del Danzante y las danzas tradicionales que acompañan a la Llevada de la Virgen de Zapopan, como Patrimonio Cultural Inmaterial del municipio.La propuesta, que tiene el propósito de preservar, conservar y proteger la riqueza cultural existente en Zapopan, fue impulsada y presentada por la regidora Gabriela Cárdenas Rodríguez y finalmente se aprobó el 27 de septiembre.Cárdenas Rodríguez manifestó que seguirán trabajando para cuidar y preservar una de las tradiciones de más arraigo en nuestro país como son las danzas.“Nuestra visión siempre ha sido clara, dejar un legado a nuestras futuras generaciones para que esta tradición siga trascendiendo a través del tiempo y que con ello mantengamos viva una historia que nos ha marcado como nación”, subrayó la edil.Desde hace 90 años el Gobierno Municipal y la orden franciscana reconocen cada 13 de octubre a los danzantes que resguardan el recorrido de 9.4 kilómetros que realiza La Generala, desde la Catedral Metropolitana de GUADALAJARA hasta la Basílica de Nuestra Señora de la Expectación de Zapopan.En la Romería 2018 participaron cerca de 35 mil danzantes de 299 grupos del Cuartel General de Danzas Chimalhuacanas del Estado de Jalisco, Cuartel General de Danzas de Autóctonas de Zapopan, Cuartel Real Unión de Danzas Autóctonas de Jalisco y Danzas de Aguascalientes, Michoacán, Zacatecas, Querétaro y Colima.Cabe destacar que en 2016 La Romería: Ciclo Ritual de la Llevada de la Virgen fue declarada como el primer Patrimonio Cultural Inmaterial del Municipio, a lo que se suma esta reciente aprobación para proteger aún más las tradiciones de Zapopan y que continúen transmitiéndose de generación en generación.Esta declaratoria incluye un Plan de Salvaguarda que busca enfrentar los retos y las amenazas por las que pudiera atravesar esta manifestación cultural, como son los procesos de pérdida de sentido religioso, las influencias culturales externas, globalización, reconversión en espectáculo o la banalización de su significado.La Romería no sólo se caracteriza por sus atributos religiosos, sino por ser también una ceremonia encaminada a mantener las tradiciones indígenas criollas, y entre los participantes más activos, sobresalen los danzantes que acompañan a la Virgen de Zapopan renovando con sus ritmos los bailes ancestrales.Una característica singular de estas danzas son sus coreografías, un remanente de la resistencia inicial de las tribus indígenas ante el avance de los conquistadores españoles que fundaron la Nueva Galicia, así como el reconocimiento de la imagen de la Virgen como La Pacificadora y como La Generala de las Armas Insurgentes.El 13 de octubre de cada año se escuchan con más intensidad los sonidos de nuestras danzas indígenas ligadas a las tradiciones prehispánicas, evocando con sus rituales de purificación, la devoción y ofrendas a la Virgen de Zapopan.Lo anterior, forma parte fundamental del patrimonio cultural inmaterial de las comunidades portadoras, ya que favorece la preservación y recreación de múltiples expresiones vernáculas como la danza, música, vestuario, escenografía, los ritos procesionales, parafernalia militar, la gastronomía tradicional y otras manifestaciones populares.Pablo Lemus, alcalde de Zapopan, anunció este año que se realizó con éxito el registro ante la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO, por sus siglas en inglés) como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, siendo la única propuesta actual por México ante este organismo internacional.La decisión será tomada, entre el 26 de noviembre y el 1 de diciembre, durante la decimotercera reunión anual del Comité Intergubernamental de Salvaguarda del Patrimonio Cultural Inmaterial a celebrarse en Port-Louis, República de Mauricio.Así, esta declaratoria del Municipio es un reconocimiento a la participación de los danzantes en la que se considera como la tercera peregrinación religiosa más grande de México y la más importante de Jalisco.

Experto advierte sobre mitos y realidades de la osteoporisis
Fuente: 20 minutos Fecha: 2018-10-20 09:05:48

Notimex Cada 22 segundos ocurre una fractura de columna, y alrededor del 70 por ciento de ellas no son diagnosticadas correctamente. Una caída, movimientos bruscos y hasta un estornudo pueden terminar en...Cada 22 segundos ocurre una fractura de columna, y alrededor del 70 por ciento de ellas no son diagnosticadas correctamente. Una caída, movimientos bruscos y hasta un estornudo pueden terminar en fractura cuando la persona padece osteoporosis.Así lo dio a conocer el doctor Benjamín Becerra Rodríguez, director del Antiguo Hospital Civil de GUADALAJARA “Fray Antonio Alcalde”, durante el acto conmemorativo del Día Mundial de la Osteoporosis.Becerra Rodríguez habló sobre la importancia de visibilizar la osteoporosis y sus efectos en la calidad de vida de las personas mayores.Dio a conocer que la Fundación Internacional de Osteoporosis, dentro de su Campaña Global “Ama tus Huesos”, en la edición 2018, destaca la importancia de reconocer señales de alarma de las fracturas de la columna vertebral en mayores de 50 años: dolor de espalda repentino y fuerte, espalda encorvada y pérdida de estatura.“En nuestro país se estima que 10 millones de personas padecen osteoporosis, de las cuales el 18 por ciento son mujeres entre los 35 y 65 años. En México la frecuencia de Osteoporosis es de 18 por ciento en mujeres y ocho por ciento en hombres”, detalló.Con motivo de la conmemoración del Día Mundial de la Osteoporosis, celebrado cada 20 de octubre, la Clínica de Osteoporosis del Antiguo Hospital Civil de GUADALAJARA realizó la 16 edición de la Plática Anual: “Mitos y Realidades de la Osteoporosis”, a la que asistieron más de 250 personas, en su mayoría mujeres de 40 años o más.El fundador y jefe de la Clínica de Osteoporosis, Francisco Ruiz González, refirió que se cumplen 16 años de brindar la charla, de visibilizar esta enfermedad y de apoyar a las personas en situación vulnerable que la padezcan, con lo que se cubre una necesidad sanitaria que pocas instituciones en el país atienden.En esta ocasión, el padrino del evento fue Don Jaime García Elías, renombrado periodista y columnista, que brindó al público presente sencillas pero significativas recomendaciones que benefician directamente la salud y la calidad de vida.Nombró seis preceptos: comer sano, beber con moderación, no fumar, hacer ejercicio, evitar la obesidad, y aprovechar oportunidades de atención como la Plática Anual con motivo del Día Mundial de la Osteoporosis. García Elías concluyó su mensaje diciendo “cómo vamos a vivir depende de nosotros mismos”.La Clínica de Osteoporosis fue inaugurada en octubre del 2002 por iniciativa del doctor Francisco Ruiz González, con el objetivo de detectar, diagnosticar y tratar pacientes con osteoporosis.De 2002 a 2017, esta Clínica ha realizado un promedio de 40 mil densitometrías de cadera y de columna. El 37 por ciento de las pacientes presenta osteoporosis, el 34 por ciento padece ostopenia, y el 29 por ciento tiene un diagnóstico negativo a este padecimiento de los huesos.

Buscar
+ Buscado
Gadgets

Notiradar.com es un directorio de noticias cuya información es generada por diversos medios de comunicación, mostrando únicamente una breve descripción del contenido con su link de referencia al portal de su autoría, respetando así cada uno de los créditos correspondientes con la información que aquí se muestra.

Notiradar.com, NO es autor, NI responsable de los contenidos de este portal.